Brooke Mills es una joven y alegre estudiante de Auburn, en Alabama (Estados Unidos). Tras un verano inolvidable, como todos lo son a su edad, Brooke decidió hacerse una foto antes de su vuelta al colegio.

La foto de fin de vacaciones es típica. Ayuda a recordar los buenos momentos que se han disfrutado durante verano, antes de volver a la rutina de las clases. Pero Brooke podría haber recordado esa vuelta al cole de una forma mucho más dramática.

La madre de la joven le hizo la foto. Una bonita instantánea en el exterior de unas hermosas casas blancas, junto a un frondoso árbol. La madre hizo un par de fotos y miró qué tal habían quedado por si tenía que hacer alguna más. Al fijarse bien en el árbol ¡se dio cuenta del peligro!

La madre le dijo a su hija, intentando mantener la tranquilidad, que se alejase del árbol. Brooke lo hizo aún sin saber qué sucedía. Al ver luego más detenidamente la foto, podía verse el riesgo al que se había expuesto.

En el árbol, casi imperceptible, aparecía una serpiente en una posición muy rara. ¡El reptil estaba en posición de ataque! Brooke se había acercado demasiado donde estaba la serpiente, que interpretó la acción de la joven como un peligro y se disponía a defenderse, costase lo que costase.

Al final, Brooke pudo retirarse sin incidentes del árbol. Pero seguro que esta fotografía de fin de vacaciones no se le olvidará nunca.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: