Inicio Curiosidades Un tatuaje de feria acaba en tragedia – Sus padres quieren advertir a los demás

Un tatuaje de feria acaba en tragedia – Sus padres quieren advertir a los demás

0
Un tatuaje de feria acaba en tragedia – Sus padres quieren advertir a los demás

Sylvia y Martin Gulliver decidieron viajar de vacaciones a Egipto con sus hijos. Durante un día de su estancia, accedieron a que sus pequeños, Sebastian y Madison se realizaran unos tatuajes temporales de henna.

Sebastian, de 7 años de edad, notó que algo iba mal con el tatuaje al poco de hacérselo y pidió que se lo retiraran. Madison, de 9 años, no notaba nada y estaba muy contenta con él. Lo mantuvo en su brazo derecho.

Al volver a Inglaterra, la niña decía que la piel del brazo le ardía. Empezaron a aparecer unas ampollas en el lugar del tatuaje y la llevaron rápidamente al hospital. Tuvo que tratarse casi como si fueran quemaduras graves y los médicos tuvieron incluso que cortar parte de la piel de las ampollas para que se curasen.

Madison fue muy valiente. Soportó el dolor y la incomodidad, pero los médicos le explicaron que incluso cuando estuviera curada, habrían consecuencias. Una de ellas, el hecho de que podría llegar a tardar unos dos años en recuperar el aspecto natural de la piel.

Lo que había sucedido es que había reaccionado al PPD (P-fenilendiamina), un agente químico utilizado en los tatuajes de henna y otros tintes para oscurecer su tonalidad.

El problema del PPD es que puede generar reacciones alérgicas cuando se usa en grandes cantidades, como muchos tatuajes de henna incluyen de forma ilegal.

Pero el riesgo es aún mayor. Una reacción al PPD implica que el cuerpo identifique este agente químico como enemigo, por lo que su reacción ante su presencia es cada vez más grave.

Hay casos, en los que el desarrollo de reacción al PPD ha impedido a personas utilizar tintes de pelo, dado que pueden ocasionar reacciones anafilácticas y provocar la muerte, como ha sucedido en casos registrados.

Los padres de Madison quieren dar a conocer esta historia, para que el resto de padres esté advertido del riesgo innecesario de estos tatuajes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here