Solo hay una forma de superar los miedos y es enfrentándose a ellos. Como adultos sabemos que es así, pero con los niños pequeños no es tan fácil transmitir ese sentimiento.

Este es el problema al que se enfrentaban los padres de Adalynn Leary, a la que llamaban Ady. Junto con ello sufrieron lo que es un terremoto de magnitud 7 en su casa de Alaska. La sensación de que el mundo se acababa a sus pies, impedía a la pequeña poder dormir bien por las noches, sobre todo si la mandaban sola a su cuarto.

Así que el padre de Ady, Kyle, tomó una decisión, la dejó dormir acompañada de su mejor amigo, compañero y guardián, un pitbull llamado Fury de 50 K.

La idea funcionó. Ady ya no tenía miedo, pero el padre quería garantizar que descansaban ambos bien, así que instaló unas cámaras en el dormitorio de la pequeña ¡y las imágenes han dado que hablar!

En un vídeo que ha subido a redes sociales, Ady revela que invita a Fury a dormir en su misma cama ¡y hasta le tapa con una mantita! La pequeña se siente segura y puede dormir sin problemas junto a su peludito amigo.

Sin embargo, el vídeo ha generado polémica. Mientras que unos defienden la decisión del padre y la buena educación de Fury, otros advierten del peligro que supone tanto el perro, como que un animal de 50 K duerma en la misma cama que una niña pequeña.

El padre de Ady ha defendido su decisión y también ha dicho que «si los educas con amor, solo muestran amor«.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: