Se llama Ping Pong. Es un perro de The Talat, Nakhon Pathom (Tailandia) conocido en el pueblo con sus 6 años de edad, porque hace tiempo fue atropellado por un coche y solo le funcionan bien tres patas.

Sin embargo Ping Pong ahora va a pasar a la historia como héroe local. El perro ha sido el claro protagonista en la historia de salvamento de un bebé, que había sido enterrado aún con vida.

El can comenzó a ladrar insistentemente y a escarbar la tierra. Su arduo trabajo en la superficie arenosa hizo aparecer unos pequeños pies, ante lo que las personas de la zona corrieron para desenterrar lo que hubiera allí.

Se trataba de un bebé recién nacido que, por fortuna, seguía con vida. Ping Pong y su excelente olfato e instinto, habían actuado justo a tiempo para salvar el bebé.

La investigación policial posterior reveló que el bebé era hijo de una niña de 15 años, que por miedo a represalias de su familia, había enterrado al bebé con vida.

La menor será acusada de abandono infantil y de intento de asesinato. Sin embargo, la familia ha afirmado que se quedarán con el bebé y que lo cuidarán como es debido.

Mientras tanto, la atención de los medios de comunicación se ha centrado en Ping Pong. El dueño ha reconocido que el perro es leal, obediente y realmente útil a la hora de conducir al ganado.

Desde siempre ha sido un «vecino» más de este pueblo tailandés, pero ahora todo el mundo lo trata como un auténtico héroe, tal y como se merece.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: