Inicio Animales Pensaba que a su hijo le picó una avispa, hasta que comenzó a ponerse azul

Pensaba que a su hijo le picó una avispa, hasta que comenzó a ponerse azul

0
Pensaba que a su hijo le picó una avispa, hasta que comenzó a ponerse azul

Elisabeth Nordgarden es madre de un niño de 3 años, Kristoffer, con el que vive en Noruega disfrutando de la Naturaleza que rodea su casa. A los dos les encanta salir al jardín y aprovechar los días soleados.

Un día como cualquier otro dejó a su hijo caminar descalzo por el lugar. Elisabeth conocía bien el entorno y sabía que no había peligro. O eso creía.

El niño regresó en poco tiempo llorando y diciendo que le molestaba el pie. No aparentaba ninguna señal, salvo una especie de picadura. Así que la madre creía que solo era una picadura de avispa.

Cuando el niño no se calmaba, decidió llamar a los médicos. Al llegar supieron de inmediato lo que pasaba. Le había mordido una víbora. Llamaron a un helicóptero para trasladarlo, porque corría peligro su vida.

El antídoto le calmó de inmediato, pero el problema se agravó. Comenzó a llenarse todo su cuerpo de moraduras, los intestinos presentaban sangrado interno por culpa del veneno.

Al final Kristoffer estuvo dos semanas ingresado y pudo salvarse, aunque perdió hasta 5 kilos en su estancia.

Por descontado, la madre ya no va a correr ni lo más mínimo un riesgo similar, de hecho está comenzando a tomar medidas de seguridad en el entorno de su casa rural.

Pero, además, ha querido compartir esta historia para que padres de todo el mundo sepan qué peligroso puede ser una acción tan aparentemente inofensiva, como caminar descalzos por un jardín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here