Emma Robinson, de 46 años cuando protagonizó esta historia, siempre sufría de picores en la zona íntima. Además, también sufría a menudo infecciones en la zona genital.

A pesar de la vergüenza que los problemas en esta zona pueden ocasionar, fue revisada por médicos, hasta que le diagnosticaron Lichen sclerosus. Se trata de una enfermedad inflamatoria que afecta muchas veces a la zona genital femenina conocida como la vulva.

Eso fue siete años antes de recibir un diagnóstico peor. Le detectaron cáncer vulvar terminal. Fue una noticia muy dura que tuvo que hacer frente, con la ayuda sobre todo de sus 3 hijos de entre 26 y 15 años.

Emma Robinson quiso aprovechar su enfermedad para lanzar un mensaje a todas las mujeres del mundo. Parece que sea un tema tabú por la zona a la que afecta, pero es un cáncer y debe ser tratado como tal. Por eso, ella anima a todas las mujeres a que vayan al médico a hacer revisiones periódicas, así como por descontado a la mínima señal que les haga desconfiar.

Otras instituciones médicas coinciden con Emma Robinson. El hecho de padecer un picor constante en la zona vaginal no debe impedir a ninguna mujer acudir al médico. Puede ser la base de un problema mucho mayor.

En concreto, el cáncer vulvar no es la enfermedad más conocida, pero sí que afecta a bastante gente. En el año 2018 solo en Estados Unidos, se registraron algo más de 6.000 casos.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: