Inicio Animales Los canales de Venecia se van aclarando por la ausencia de turistas

Los canales de Venecia se van aclarando por la ausencia de turistas

0
Los canales de Venecia se van aclarando por la ausencia de turistas

El coronavirus está provocando el cierre de fronteras y el aislamiento de los ciudadanos. Pese a las molestias que esto ocasiona y las inevitables consecuencias económicas, la Naturaleza saca provecho de ello.

Ya lo pudimos ver durante las primeras semanas de la pandemia, con efectos que todavía son visibles. En China, por ejemplo, el cielo ha recobrado una tonalidad celeste de ensueño y el humo proveniente de la contaminación ha desaparecido.

Para ello ha hecho falta reducir al máximo los vuelos, el tráfico de vehículos y que las emisiones de gases de efecto invernadero casi desaparezcan por completo.

Ahora podemos ver efectos similares en Venecia. En la clásica ciudad plagada de canales, los turistas ya no llegan de forma masiva, así que los barcos tampoco tienen actividad alguna.

Los canales venecianos han recobrado así la claridad original de sus aguas, con algunos tramos transparentes. Los vecinos de Venecia afirman que ahora pueden volver a ver los peces nadando por ellos.

De hecho, se ha aumentado considerablemente la fauna marina, con innumerables peces recién nacidos, fruto también de un entorno natural más apropiado para criar.

Todo ello se debe a que no hay barcos en circulación. Su presencia provocaba el movimiento de los sedimentos, que van hacia la superficie y hacen poco visible el agua. Con esos sedimentos en el fondo, ahora los canales son un entorno perfecto para que los peces proliferen.

Desde las autoridades de la ciudad, también explican que la contaminación del aire ha disminuido. Como consecuencia, los cielos de Venecia se ven claros, azules y preciosos. En combinación con sus canales transparentes llenos de peces, la ciudad recobra ese aura mágica que solo la Naturaleza es capaz de transmitir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here