Inicio Reflexiones Los abuelos no mueren, duermen en nuestro corazón

Los abuelos no mueren, duermen en nuestro corazón

0
Los abuelos no mueren, duermen en nuestro corazón

Los abuelos suelen ser las primeras personas de quien tenemos que despedirnos de este mundo, casi siempre durante nuestra infancia.

Pero los abuelos no mueren, se vuelven invisibles y quedan dormidos en nuestro corazón. Y, con ellos, toda la sabiduría y valores que nos han transmitido.

Los abuelos son nuestros cómplices incondicionales. Nos enseñan todo lo bueno de este mundo. Empezando por la paciencia, el apoyo y el cariño, que siempre han transmitido hacia nosotros.

Con el contacto con los abuelos, los nietos aprenden a comunicarse de una forma distinta, a expresar sus emociones de forma sincera. También a afrontar las difíciles situaciones de la vida con una fuerza, que los niños no saben que tienen escondida dentro de ellos.

Por supuesto, no solo transmiten grandes valores, sino que también comparten sus gustos y aficiones que, en muchas ocasiones se convierten también en propios.

Los abuelos enseñan cocina, jardinería, juegos tradicionales y también historias familiares. La tradición es constante en las enseñanzas que se trasladan de abuelos a nietos.

Es bastante común que un abuelo comparta con sus nietos historias, canciones, cuentos, tradiciones y también creencias, que ellos mismos aprendieron de niños ¿quién sabe si de sus propios abuelos?

Todas estas enseñanzas, valores y sentimientos quedan dentro de los corazones de los niños, que cuando sean mayores trasladarán en la medida de lo posible a sus hijos. Pero no será hasta que se conviertan en abuelos, el momento en el que realmente descubrirán el gran poder que conlleva formar parte de la vida de los nietos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here