El pequeño Hugo Molina ha vuelto a hacerlo. En el último programa de Got Talent de Telecinco regresó con su tambor, para demostrar que, pese a sus escasos dos años de edad, es todo un prodigio.

El programa adelantó la grabación de su actuación unas horas, para que el jovencísimo participante pudiera irse más tarde a dormir a la hora que le toca. Pese a ello, la presión era enorme, aunque parece que lo sufrió más su padre, Jesús Manuel, que el pequeño Hugo.

El niño llegó con decisión al escenario, donde una banda le esperaba. A la señal comenzó a interpretar un paso clásico de Semana Santa, que puso a todos con la piel de gallina.

Hugo no falló lo más mínimo. Incluso sufrió un picor de oído, se rascó ¡y no paró ni un segundo de tocar el tambor!

Su padre, nervioso desde mucho antes, acudió a cogerle en brazos en cuanto terminó la última nota. Visiblemente emocionado, esperó la decisión del jurado, que llegaría más tarde con el programa en directo.

Dani Martínez destacó la facilidad de Hugo para tocar a la perfección, incluso cuando le picaba el oído. Paz Padilla destacó la ilusión del padre y el mérito del pequeño. Risto Mejide animó al padre a seguir educándolo para desarrollar tanto ese don como una personalidad feliz. Edurne fue una de las que más valoró la actuación del pequeño, a quien dijo que tenía un «talentazo».

La decisión final fue tan unánime como incuestionable. Hugo Molina se llevó el pase de oro para una merecidísima oportunidad en la final de Got Talent.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: