Llega una nueva vida a la familia. Todos están felices y quieren dar la bienvenida al recién nacido con constantes muestras de afecto.

En nuestra sociedad, un beso en la boca es sinónimo del mayor cariño y amor que puedes sentir por una persona, así que nadie duda en que el bebé se merece no uno sino un millón de besos, por su inocencia, por su alegría, por su vida.

Sin embargo, esta reacción amorosa tan reconocida, puede exponer a un riesgo muy peligroso a la pequeña personita y te explicamos por qué.

Un recién nacido todavía tiene un organismo que seguirá desarrollándose por mucho tiempo. Esto incluye al sistema inmunitario que no es equivalente al de un adulto. En algunas situaciones es más protector, pero para la mayoría de las enfermedades todavía es bastante débil.

Y con los besos en la boca a nuestro bebé, le exponemos a un problema muy común, el herpes labial.

Uno de los casos reportados que se ha hecho famoso, ha sido el de Noah, hija de la ciudadana británica Ashleig White, que contrajo herpes labial, conocido científicamente por HSV1.

El bajo sistema inmunológico del bebé de apenas 1 mes de vida, le causó graves problemas, como inflamación del ojo y enrojecimiento. Tuvieron que ingresarla porque sin tratamiento podría haber perdido el ojo.

La mujer detalló su caso tanto en su perfil de Facebook como a la misma BBC, que se hizo eco de la noticia, con el fin de alertar de los besos en la boca a los bebés.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: