Hace 15 años la televisión sufrió una revolución musical importante. María Isabel, una simpática niña vestida con traje de lunares y unos pendientes que no podían pasar desapercibidos, ganaba Eurovision Junior.

El triunfo lo consiguió con un tema que fue expandido por todo el mundo. Se convirtió en la canción estrella de discotecas, verbenas y disco móviles. Era «Antes muerta que sencilla».

Una década y media después, María Isabel ha protagonizado un cambio radical, aunque curiosamente sigue fiel a su mantra de «antes muerta que sencilla» y eso está dando que hablar.

En la actualidad tiene 24 años, sigue dedicándose al espectáculo y aprovecha los beneficios que ofrecen hoy en día las redes sociales. Por ejemplo, en su cuenta de Instagram ya suma más de 100.000 seguidores y cada fotografía suya desata multitud de comentarios.

Aprovechando la promoción de su último trabajo musical, María Isabel ha querido mostrar su nuevo estilo a todos los aficionados y seguidores.

Con su recién publicada fotografía vemos que ha optado, efectivamente, por un look que no tiene nada de sencillo, pero que no por ello traiciona su propio estilo.

María Isabel luce así una fusión entre el carácter de Rosalía y la elegancia de las Kardashian, con una juventud que no rechaza exponer a sus 24 años de edad.

El resultado es un estilo moderno, actual, mucho más centrado en un estilo concreto que otras opciones de vestuario y estética que había probado anteriormente. María Isabel sigue creciendo, sigue desarrollando su propia forma de vestir, actuar y cantar. Pero, como siempre, cumple al pie de la letra su famosa frase de «antes muerta que sencilla«.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: