La historia de George y Sam es todo un ejemplo de que hay que confiar en las segundas oportunidades.

Sam es un hermoso pastor alemán blanco que ya tiene 13 años de edad. Desde hacía tiempo pasaba los días en un refugio para animales, esperando ser adoptado.

El tiempo pasaba, otros animales se iban, pero Sam se quedaba día tras día sin familia. Al final, no podían mantenerlo más e iban a sacrificarlo.

Antes de este fatídico desenlace, un veterano de la Marina, George Johnson llamó por teléfono al refugio. Con sus 93 años y tras perder a su antiguo compañero canino, buscaba la compañía de un nuevo amigo de cuatro patas, a ser posible mayor.

Precisamente el anterior dueño de Sam tuvo que dejarlo por alistarse en la marina. Así que el destino parecía haberles unido.

El encuentro fue de flechazo instantáneo. Nada más verse, George y Sam demostraron estar hechos el uno para el otro. La conmovedora historia obtuvo tal viralidad, que pronto los medios de comunicación se hicieron eco.

De ahí al apoyo social solo tuvo que transcurrir un corto periodo de tiempo. La Fundación Petco quiso compensar a George por su increíble gesto de salvar a Sam, pese a sus 13 años de edad, algo inaudito en un pastor alemán.

Por ese motivo, donaron hasta 25.000 dólares, así como un día de compras de golosinas para Sam. La mejor manera de celebrar el inicio de una nueva amistad entre dos auténticos veteranos.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: