Gracias a Internet podemos conocer frases populares ofrecidas a lo largo de los años por personajes célebres, que han quedado para la posteridad.

Lo mejor de estas frases no es quiénes las han ofrecido al mundo, sino que son frases perfectas con las que reflexionar. Para ello, se apoyan en el siempre enigmático género de la fantasía.

Ya sea hablando literalmente sobre obras fantásticas o bien aludiendo a ella como concepto, con estas frases podemos extraer muchas lecciones importantes para nuestra vida.

A continuación te ofrecemos 40 de estas increíbles frases, con las que puede cambiar la perspectiva de tu vida en muchos aspectos, pero sobre todo puede cambiar la relación que tengas con la fantasía, cómo la acoges en tu vida, cómo la aprovechas ¿o quizás nunca le hayas dado una oportunidad?

Decía Walt Disney que «para crear lo fantástico, primero debemos entender lo real«. Si no nos fijamos en nuestro propio entorno, en nuestra realidad, puede que nunca seamos capaces de abrir la puerta a la fantasía.

Pero también sucede a la inversa. A veces hay que asomarse a lo fantasioso para darse cuenta de qué es real y, sobre todo, qué es importante de nuestra realidad.

Tanto si te fascina la fantasía, como si eres una persona incrédula que rechaza completamente cualquier atisbo de algo sobrenatural, seguro que estas 40 frases sobre fantasía te ayudan. Ya sea reforzando tus creencias, transformándolas por completo o, simplemente, entreteniéndote, seguro que te servirá conocerlas.

1. En esa otra vida hay una mezcla de algo puramente fantástico, ardientemente ideal, y de algo terriblemente ordinario. (Fiódor Mijáilovich Dostoyevski)

2. Lo fantástico y lo inesperado, lo que cambia y se renueva eternamente, no encuentra mejor ejemplo que en la misma vida real. (Berenice Abbott)

3. ¡Dios mío! ¡Dios mío! Quisiera ser capaz de descubrir lo que me ha sucedido. Pero… ¿Me atreveré? ¿Podré hacerlo? … Es una locura, tan fantástico, tan inexplicable e incomprensible… (Guy De Maupassant)

4. Los seres superiores creados por la fantasía religiosa no son más que el reflejo fantástico de nuestra propia esencia. (Karl Marx)

5. La ambigüedad se mantiene hasta el final de la aventura: ¿Realidad o sueño? ¿Verdad o ilusión? De este modo nos vemos arrastrados al corazón de lo fantástico. El fantástico ocupa el tiempo de esta incertidumbre. Desde el momento que escogemos una o la otra, abandonamos lo fantástico para entrar en un género vecino, lo extraño o lo maravilloso. El fantástico es la duda experimentada por un ser que sólo conoce las leyes naturales, frente a un acontecimiento aparentemente sobrenatural. (Tzvetan Todorov)

6. Dimos, en primer lugar, una definición del género: lo fantástico se basa esencialmente en una vacilación del lector de un lector que se identifica con el personaje principal referida a la naturaleza de un acontecimiento extraño. Esta vacilación puede resolverse ya sea admitiendo que el acontecimiento pertenece a la realidad, ya sea decidiendo que éste es producto de la imaginación o el resultado de una ilusión; en otras palabras, se puede decidir que el acontecimiento es o no es. (Tzvetan Todorov)

7. La fantasía es perfectamente respetable. Es más: la mayoría de las obras maestras de la literatura podrían considerarse fantasía o tienen algo fantástico. (…) La gente habla de «literatura respetable», pero no hay razón para tal distinción. Yo quiero todo lo que pueda caber en una novela, desde la belleza del lenguaje al misterio pasando por unos personajes poderosos y una buena historia. (Patrick Rothfuss)

8. Yo quería hacer algo de género fantástico para chicas. En Japón siempre hubo muchas series en el estilo de los Power Rangers y a mí me encantan, las miro desde que tengo memoria, vi veinte veces cada una y me fascinan. Y se me ocurrió hacer algo como Power Rangers, pero para chicas. (Naoko Takeuchi)

9. Fantasía más fantasía no puede sino dar algo más fantástico. (Antonio Skármeta)

10. Por razones obvias habré sido el primero en descubrir que este libro no solamente no parece lo que quiere sino que con frecuencia parece lo que no quiere, y así los propugnadores de la realidad en la literatura lo van a encontrar más bien fantástico mientras que los encaramados en la literatura de ficción deplorarán su deliberado contubernio con la historia de nuestros días. (Julio Cortázar)

12. Casi siempre comienzo con el elemento fantástico, y normalmente con el final, y el resto de la historia depende de la intersección de lo extraño y el momento de cierre. (Kelly Link)

13. Lo admirable de lo fantástico es que ya no hay nada fantástico: solo existe lo real. (André Breton)

14. Rellena tus ojos con asombro, vive como si estuvieras muerto en diez segundos. Ver el mundo. Es más fantástico que cualquier sueño hecho o pagado en fábricas. (Ray Bradbury)

15. Si la vida no fuera fantástica sería absolutamente incomprensible. (Bertrand Regader)

16. El surrealismo, entonces, no pretende subvertir el realismo, como lo hace el fantástico, ni trata de trascenderlo. Busca diferentes medios para explorar la realidad misma. (Michael Richardson)

17. Lo fantástico rompe la costra de la apariencia… algo nos agarra por los hombros para arrojarnos fuera de nosotros mismos. Siempre supe que las grandes sorpresas nos esperan donde hemos aprendido a no sorprendernos por nada, es decir, donde no nos sorprendemos por las rupturas en el orden. (Julio Cortázar)

18. Lo fantástico no puede existir independientemente de ese mundo ‘real’ que parece encontrar frustrantemente finito. (Rosemary Jackson)

19. Pero si lo que le interesa son historias de lo fantástico, debo advertirle que este tipo de historia exige más arte y juicio de lo que normalmente se cree. (Charles Nodier)

20. Lo fantástico es siempre una ruptura en el orden reconocido, una irrupción de lo inadmisible dentro de la inmutable legalidad cotidiana. (Roger Caillois)

21. Debería destacarse especialmente que lo fantástico no tiene sentido en un mundo fuera de lo común. Imaginar lo fantástico es incluso imposible. En un mundo lleno de maravillas, lo extraordinario pierde su poder. (Roger Caillois)

32. El fantástico postula que hay fuerzas en el mundo exterior, y en nuestras propias naturalezas, que no podemos conocer ni controlar, y estas fuerzas pueden incluso constituir la esencia de nuestra existencia, bajo la superficie racional reconfortante. Lo fantástico es, además, un producto de la imaginación humana, tal vez incluso un exceso de imaginación. Surge cuando se trascienden las leyes que se consideran absolutas, en la frontera entre la vida y la muerte, lo animado y lo inanimado, el yo y el mundo; surge cuando lo real se convierte en lo irreal, y la presencia sólida en la visión, el sueño o la alucinación. Lo fantástico es la ocurrencia inesperada, la sorprendente novedad que va en contra de todas nuestras expectativas de lo que es posible. El ego se multiplica y se divide, el tiempo y el espacio se distorsionan. (Franz Rottensteine)

23. Lo fantástico está en complicidad con el modelo realista, en las afirmaciones que hace el realismo para representar el verdadero rostro de la realidad. Señala las lagunas e insuficiencias del realismo, pero no cuestiona la legitimidad de sus afirmaciones de representar la realidad. El concepto de «suspensión de la incredulidad», ese querido criterio de la crítica positivista que supuestamente sirve para establecer la legitimidad de lo fantástico, confirma esta hegemonía. (Michael Richardson)

24. Los buenos sueños pueden ser inspiraciones para traer a la realidad lo suficientemente fantástica como para compartir. (Jay Woodman)

25. Soy un personaje del libro de alguien cuyo final aún no se ha escrito. (M. Barreto Condado)

26. No teníamos ningún libro en casa. Ni siquiera libros para niños o cuentos de hadas. Las únicas historias «fantásticas» vinieron de la clase de religión. Y los tomé literalmente todos, que Dios lo ve todo, y sentí que siempre me vigilaban. O que las personas muertas estaban en el cielo sobre nuestro pueblo. (Herta Muller)

27. No soy un escritor que busca lo fantástico y sensacional. Me gusta el mundo que tenemos Si hay algo especial y mágico, tengo que encontrarlo en las cosas ordinarias. (Graham Swift)

28. Muchas de las mejores historias fantásticas comienzan de forma pausada, en un entorno común, con descripciones exactas y meticulosas de un entorno ordinario, al estilo de un cuento» realista «. Entonces se hace evidente un cambio gradual, o puede ser a veces sorprendentemente abrupto, y el lector comienza a darse cuenta de que lo que se describe es ajeno al mundo al que está acostumbrado, que algo extraño se ha deslizado o saltado dentro de él. Esta extrañeza cambia el mundo de forma permanente y fundamental. (Franz Rottensteiner)

29. Los teatros son lugares curiosos, cajas trampa de magos donde los recuerdos dorados de los triunfos dramáticos se mantienen como fantasmas nostálgicos, y donde lo inexplicable, lo fantástico, lo trágico, lo cómico y lo absurdo son sucesos rutinarios dentro y fuera del escenario. Asesinatos, caos, intriga política, negocios lucrativos, asignaciones secretas y, por supuesto, cena. (EA Bucchianeri)

30. Podrías comenzar en un camino que no lleva a ninguna parte más fantástica que desde tus propios escalones de entrada a la acera, y desde allí podrías ir… bueno, a cualquier parte. (Stephen King)

31. La habilidad por sí sola no puede enseñar o producir una gran historia corta, que condensa la obsesión de la criatura; es una presencia alucinatoria manifiesta desde la primera frase para fascinar al lector, hacerle perder el contacto con la aburrida realidad que lo rodea, sumergiéndolo en otro más intenso y convincente. (Julio Cortázar)

32. Partamos en cambio hacia los campos de los Sueños y deambulemos por esas colinas azules y románticas donde se alza la torre abandonada de lo Sobrenatural, donde los musgos frescos visten las ruinas del Idealismo. ¡Déjenos, en resumen, disfrutar de un poco de fantasía! (Eça de Queirós)

33. Como ya se ha señalado, la literatura fantástica se desarrolló precisamente en el momento en que la creencia genuina en lo sobrenatural estaba disminuyendo, y cuando las fuentes proporcionadas por el folclore podían usarse con seguridad como material literario. Es casi una necesidad, tanto para el escritor como para el lector de literatura fantástica, que él o ella no debería creer en la verdad literal de los seres y objetos descritos, aunque el modo preferido de expresión literaria es un realismo ingenuo. Los autores de la literatura fantástica están, salvo algunas excepciones, no para convertirse, sino para establecer una historia narrativa dotada de consistencia y convicción de la realidad interna solo durante el tiempo de la lectura: un juego, a veces un juego muy serio, con ansiedad y miedo, horror y terror. (Franz Rottensteiner)

34. Lo fantástico en la literatura no existe como un desafío a lo que es probable, sino solo allí donde puede ser incrementado a un desafío de la razón misma: lo fantástico en la literatura consiste, cuando todo se ha dicho, esencialmente en mostrar el mundo como opaco, como inaccesible a la razón por principio. Esto sucede cuando Piranesi en sus prisiones imaginadas representa un mundo poblado por otros seres distintos de aquellos para los que fue creado. (Lars Gustafsson)

35. Pero la recurrente ambigüedad del cuento estadounidense de lo sobrenatural revela tanto una fascinación por la posibilidad de una experiencia luminosa como una perplejidad sobre si había, de hecho, algo extraordinario que experimentar. Los escritores a menudo se deleitaban en conducir a los lectores hacia, pero no fuera de, el embrujado crepúsculo de la frontera. (Howard Kerr)

36. Rechazando lo que Adorno llamó ‘comodidad en lo incómodo’, tomado por lo fantástico, el surrealismo busca reintegrar al hombre en el universo. (Michael Richardson)

37. La mayor satisfacción al escribir es la posibilidad única de vivir mis propias aventuras. (M. Barreto Condado)

38. Si es para darle alas a la imaginación, cuente conmigo. (M. Barreto Condado)

39. Los buenos sueños pueden ser inspiraciones para traer a la realidad lo suficientemente fantástico como para compartir. (Jay Woodman)

40. Los cuentos de hadas hacen que los ríos corran con vino solo para hacernos recordar, por un salvaje momento, que corren con agua. (GK Chesterton)

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: